Hoy tengo el placer de compartiros este precioso escrito de Mari Aguilera, querida mamá a la que he tenido el placer de acompañar en individual y también  junto con Helena González en el grupo de nuevo embarazo después de una pérdida.

Nos habla de un tema muy muy importante, el duelo en los hermanos, desde su propia experiencia. Seguro que os va a gustar tanto como a mí,

Abrazos y feliz lectura

 

Compartiendo el duelo con mi hija

El duelo de tus hijos antes de que estén preparados para vivir en este mundo es un proceso lleno de altibajos, de luces y de sombras. Estas características lo hacen bastante parecido a otros duelos de personas queridas. Quizás la gran diferencia es que el resto de personas no han visto ni han experimentado la vida como lo hace una madre ya en el momento que sabe que está embarazada. Estas sensaciones intangibles, esta invisibilidad dificulta aún más el duelo, y aún lo dificulta más si en este duelo hay un hermanito o hermanita que espera ser la hermana o hermano mayor. En mi caso, mi hija mayor, Aina, tenía 23 meses cuando perdí mi segunda hija a las 13 semanas de gestación. Era muy pequeña y en ese momento a pesar de que ya se iniciaba en el lenguaje, era difícil poder comunicarme y expresar a nivel verbal mi dolor. Las primeras explicaciones eran sobre la tristeza que su mamá tenía que obviamente ella sí vio y experimentó. Mamá está triste porque ha perdido el bebé que tenía en la barriga, le contaba. Al empezar a pasar unos meses y desarrollar más el lenguaje, cada vez ella tenía más interés y más preguntas sobre lo que nos había pasado. Además a los 6 meses volvimos a perder nuestro tercer hijo en las primeras semanas del embarazo ya que no siguió su crecimiento más allá de las 6 o 7 semanas de gestación. El dolor en este momento es multiplicó, dos pérdidas tan seguidas significaron un caos emocional, un dolor nunca experimentado por mí. Por fortuna, Aina cada vez tenía más fluidez, y cada vez podíamos hablar más de nuestro dolor. Preguntaba ¿por qué se habían ido los hermanitos de la barriga de la mamá ? ¿Por qué no habían utilizado un avión o helicóptero para volver? Decía que ella le hubiera gustado conocerlos, y en estas conversaciones mi corazón latía fuerte por el dolor, y la vez se iba curando con sus palabras.

Un día, que fue duro y mágico a la vez para nuestra familia, nos fuimos a celebrar la diada organizada en Barcelona por la asociación Petits amb Llum. Ese día Aina escogió dos globos de dos colores diferentes e hizo un dibujo para cada uno de ellos. Le pintaron la cara, saltó en el Castillo hinchable, y por último, los tres lanzamos nuestros globos con otros padres y madres y hermanos. Fue un momento tan y tan especial que es difícil explicar con palabras. En esos minutos nuestras lágrimas afloraban con infinito amor al ver los globos volar. Para nosotros fue el primer momento que los tres pudimos trascender y sentir como la luz de nuestras dos estrellas nos acompañaba y nos acompañará para siempre. Figuraos qué importante fue ese día que ahora que han pasado tres años mi hija dibujó los dos globos un día cuando estaba en el colegio y me dijo que era la mama que los tiraba (ahora ya tiene 5 años).

 

Este duelo nos acompañó también en la vivencia del embarazo de nuestro bebé Arcoiris, Unai. Aina me preguntaba en el embarazo si Unai se quedaría con nosotros, y yo en silencio me preguntaba lo mismo. Por suerte, Unai se quedó y ahora mi familia somos 4 en la tierra y dos estrellas que nos acompañan desde el cielo.

 

El acompañamiento al duelo cuando hay un hermano mayor o más, es difícil, ya que a pesar de que son un motor para seguir adelante y es importante compartir el duelo con ellos, no podemos cargarlos con nuestro dolor. Y a veces es difusa la línea de cuando estás compartiendo y cuando estás sobrecargando con cosas que no les corresponde como niños. A mí me ayudó hablar en momentos que podía hablar con amor y ternura de sus hermanos, momentos tranquilos donde el dolor no me estuviera sobrepasando.

 

Espero que mi escrito hecho desde el corazón ayude algunas mamás y papás.

 

Mari Aguilera

( dibujo de Aina)

También lo puedes leer en Català:

 

Compartint el dol amb la meva filla

 

El dol dels teus fills abans que estiguin preparats per viure a aquest món és un procés ple d’alts i baixos, de llums i d’ombres. Aquestes característiques el fan força semblant a altres dols de persones estimades. Potser la gran diferència és que la resta de persones no han vist ni han experimentat la vida com ho fa una mare ja en el moment que sap que està embarassada. Aquestes sensacions intangibles, aquesta invisibilitat dificulta encara més el dol, i encara ho dificulta més si en aquest dol hi ha un germanet o germaneta que espera ser la germana o germà gran. En el meu cas, la meva filla gran, l’Aina, tenia 23 mesos quan vaig perdre la meva segona filla a les 13 setmanes de gestació. Era molt petita i en aquell moment malgrat ja s’iniciava en el llenguatge, era difícil poder comunicar-me i expressar a nivell verbal el meu dolor. Les primeres explicacions eren sobre la tristesa que la seva mamà tenia que òbviament ella sí que va veure i experimentar. La mamà està trista perquè ha perdut el bebè que tenia a la panxa, li explicava. Al començar a passar uns mesos i desenvolupar més el llenguatge, cada vegada ella tenia més interès i més preguntes sobre allò que ens havia passat. A més als 6 mesos vam tornar a perdre el nostre tercer fill en les primeres setmanes de l’embaràs ja que no va seguir el seu creixement més enllà de les 6 o 7 setmanes de gestació. El dolor en aquest moment és va multiplicar, dues pèrdues tan seguides van significar un caos emocional, un dolor mai experimentat per mi. Per fortuna, l’Aina cada cop tenia més fluïdesa i cada cop podíem parlar més del nostre dolor. Preguntava per què havien marxat els germanets de la panxa de la mamà?? Per què no havien utilitzat un avió o helicòpter per tornar? Deia que ella li hagués agradat coneixe’ls, i en aquestes converses el meu cor bategava fort pel dolor i a la vegada s’anava curant amb les seves paraules.

Un dia, que va ser dur i màgic a la vegada per la nostra família, vam anar a celebrar la diada organitzada a Barcelona per l’associació Petits amb Llum. Aquell dia l’Aina va escollir dos globus de dos colors diferents i va fer un dibuix per cada un d’ells. Li van pintar la cara, va saltar en el Castell inflable, i per últim, tots 3 vam llençar els nostres globus amb altres pares i mares i germans. Va ser un moment tan i tan especial que és difícil explicar amb paraules. En aquells minuts les nostres llàgrimes afloraven amb infinit amor al veure els globus volar. Per nosaltres va ser el primer moment que els tres vam poder transcendir i sentir com la llum de les nostres dos estrelles ens acompanyava i ens acompanyarà per sempre. Figureu què important va ser aquell dia que ara que han passat 3 anys la meva filla va dibuixar els dos globus un dia quan estava a l’escola i em va dir que era la mama que els llençava (ara ja té 5 anys).

Aquest dol ens va acompanyar també en la vivència de l’embaràs del nostre bebè Arcoiris, l’Unai. L’Aina em preguntava en l’embaràs si l’Unai es quedaria amb nosaltres, i jo en silenci em preguntava el mateix. Per sort, l’Unai es va quedar i ara la meva família som 4 a la terra i dos estrelles que ens acompanyen des del celet.

L’acompanyament al dol quan hi ha un germà gran o més, és difícil, ja que malgrat que són un motor per seguir endavant i és important compartir el dol amb ells, no els podem carregar amb el nostre dolor. I hi ha moltes vegades que és difusa la línia de quan estàs compartint i quan l’estàs sobrecarregant amb coses que no els pertoca com a  nens. A mi em va ajudar parlar en moments que podia parlar amb amor i tendresa dels seus germans, moments tranquils on el dolor no m’estigués sobrepassant.

Espero que ajudi algunes mames i pares el meu escrit fet des del cor.

Mari Aguilera

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *